miércoles, 2 de mayo de 2012

Querida Lliga

Querida Lliga

Hoy hace dos años y un día que perdimos a Temuyín, nuestro bebé y, justo por eso, hoy y sólo hoy quería dedicarte a ti la siguiente entrada de Pedacito de Cielo.

Nos encontramos el  31 de agosto de 2009, no sé si lo recuerdas pero al principio te ibas a llamar Catalina. Eras tan salvaje que el nombre te iba como anillo al dedo, igual que a tu hermano le encajaba Heatcliff, bueno, le sigue encajando pero hoy no hablamos de él. 


Recuerdo perfectamente el pacto de sangre que me obligaste a hacer contigo ese día cuando te saqué de debajo de la mesa mientras Sarama ladraba como una loca y tú bufabas como una posesa... sí, estabais algo pasadas de gritos las dos. Tú no te acuerdas, pero yo sí, que me costó recuperar la sensibilidad en algunos dedos. Los primeros días contigo y con tus hermanos fueron desesperantes, eráis muy pequeños, teníais mucho miedo y no me dejabais acercarme, estábamos solos en casa y no sabía qué hacer para otorgaros confianza.


 Por eso te cambié el nombre, porque no podía poneros tres nombres tan salvajes y cuando mamá llegó con la camiseta del triplete del Barça, lo vi claro: Copa, Lliga y Champions.




Te costó hacerte a los mimos, pero cuando te quedaste embarazada cambiaste muchísimo. A veces pienso que fue un error dejarte tener cachorros tan joven, pero entonces tú sabes que las cosas no eran como ahora para mí y reconoce que no colaboraste demasiado en impedirlo. No voy a repetir toda la historia de Temuyín porque no vamos a recrearnos en lo doloroso de nuestra vida juntas, pero sí haré hincapié en cómo eso nos unió. 


Temuyín y Lliga

Desde entonces tenemos una complicidad especial, incluso ahora que yo estoy escribiendo y tú me miras desde la ventana parece que sabes que hablo de ti. 
Te quedaste tan apagada entonces, tan triste, que ni cuidando de los cachorros de tu hermana recuperabas esa alegría que habías perdido, esa chispa salvaje que te hacía tan viva. Por eso, mi querida Lliga, dejamos que tuvieras cachorros otra vez, algo en dentro de mí y dentro de ti sabía que teníamos que pasar por esa experiencia otra vez y fue maravilloso.
De izquierda a Derecha: Copa, Shura, Tula y Lliga

Pero, amiga mía, ¡¡que prolífica que eras!! ¡¡seis!! ¡¡Ni más ni menos que seis!! Tuvimos nuestros momentos, porque nos costó un poco, necesitaste ayuda de nuevo, pero ya estabas preparada y lo mío fue una colaboración. Es verdad que no todo salió bien, que en el camino nos dejamos a otra pequeñita preciosa al mes y medio y otros dos al año, pero también es verdad que hoy todavía nos quedan tres machorros grandotes, sanos, mimosos y felices.

Lliga
Quickly, Turuk, Lily, Padre Palomino, "Chispi" y Crispulo


Copa y Lliga con todos sus cachorros (todos, observar fuera
de la caja en la esquina inferior derecha xD)
Después de todo esto, de todo lo que hemos pasado, de tus momentos bajos y los míos, de las experiencias vividas, después de todo, recuperaste la alegría y más aún cuando llegaron Mandarina y sus hijas, ¿verdad? Tú, que pese a ser una madre de la camada, te viste obligada a apartarte de ella, ahora tienes tu propia camada, tu manada personal y se te ve feliz de nuevo, preciosa y viva.

De atrás adelante: Tardis, Lucía, Lliga, Clara, Mandarina, Chufa, Y-Voy y Mei Mei

Querida Lliga, contigo han entrado en mi vida muchos momentos que no habría deseado vivir y muchos más que no querría haberme perdido, espero que sigas aquí conmigo muchos años más.

Te adoro, mi linda princesa felina.


Marieta

6 comentarios:

  1. TT_____TT ¡¡Qué bonito!! Ayyy, que entrada tan tierna... Qué relación tan bonita os une... TT____TT Estoy sin palabras, me has emocionado mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TT_TT que me vas a contar si yo la estaba escribiendo y llorando. Gracias por comentarla!

      Eliminar
  2. Otro post precioso y muy emotivo *O*

    ResponderEliminar
  3. Precioso Marieta.
    Me ha emocionado mucho. Te quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. T_T yo también te quiero muchísimo, Laura!!

      Eliminar